domingo, 2 de febrero de 2014

Empleo 2.0: errores que se deben evitar


Tal y como está el mercado laboral, construir y mantener una presencia online es fundamental para la crear una red de contactos y empresas con las que llegar a trabajar con el tiempo. Si se hace correctamente, puede ser una herramienta importante para el presente y sobretodo para el futuro de redes. Pero mal hecho, puede suponer un grave problema. Es importante que conozcas los consejos que los gurús del empleo 2.0 dan a quienes esperan ser bien visibles en Internet.
  • Olvidarse de la corrección-educación:

Aunque la participación en Twitter o escribir un blog puede dar la sensación de que es como conversar, hay una diferencia notable, y es que todo queda escrito. Lo que dices podrá llevárselo el viento, pero lo que escribes es recuperable. Una forma que tienen los reclutadores de poder conocer mejor el fondo de un candidato es recurrir a lo que ha escrito. 

Actualmente ya hay un 80% de gerentes y reclutadores que afirman revisar la información online acerca de los solicitantes de empleo antes de tomar una decisión de contratación. De ellos el 70% confirma que ha rechazado a algún candidato por la información encontrada. ¿Por qué? principalmente por lo descubierto en cuanto al estilo de vida así como comentarios, fotos y vídeos inapropiados.

  • Saturación online:

Los reclutadores desconfían de quienes tienen perfiles en doscientos sitios, redes… “Las cosas, si hacen, se hacen bien”. Lo que realmente interesa a los reclutadores es un buen perfil online. Les simplifica la búsqueda y selección. Es preferible que un candidato se centre en dos o tres ámbitos online (Facebook, Xing y Twitter, por ejemplo) y que realmente mantenga al día y cultive las relaciones laborales de forma activa en estos dos o tres lugares, que tener abiertas cuentas por numerosos lugares sin tener completado ni actualizado su perfil. La sensación de dejadez y desorden se acrecienta en estos casos. 

A parte de que da una sensación de "agonía", quien mucho abarca, poco aprieta. Quien está sólo en dos o tres sitios está dedicando su tiempo y esfuerzo  a otras cosas a parte de su propio perfil.

  • No actualizarse:

Hay mucha gente que se cree que con abrir su perfil en una red profesional le van a llover las ofertas de trabajo. Cuando los reclutadores buscan candidatos a través de ellas, se encuentran muchos casos en los que apenas hay actualizaciones en los perfiles. Los datos de hace dos años no son suficientes, es importante que el reclutador conozca cómo ha evolucionado la situación profesional del candidato. Es importante, por tanto que verifique cuándo ha sido la última vez que el candidato ha revisado su perfil.

En algunos casos los candidatos no ponen expresamente que están interesados en cambiar de trabajo por miedo a que su jefe se entere y eso les ponga en una situación tensa. En esos casos es habitual que lo indiquen de forma difusa y los reclutadores tienen que saber leer entre líneas y entender que la apertura hacia nuevas ofertas puede estar plasmada de otras formas.

  • Cantidad sobre calidad:

No es mejor candidato quien más contactos tiene. Es más importante la calidad que la cantidad. Los reclutadores no se dejan deslumbrar por candidatos con cientos de contactos. Lo importante es que puedan comprobar si éstos son de profesionales solventes. La mayoría de los candidatos que le pueden interesar lo saben y no aceptan a cualquiera en su lista de contactos. Lo normal es tener entre 35 y 50. A partir de ahí es recomendable verificar si realmente son contactos de calidad o no. Los reclutadores contactan con alguna de las conexiones del candidato para preguntar por él y verificar hasta qué punto sus contactos son de verdad conocidos o no. 

  • Exclusividad online

Aunque Internet se está convirtiendo en un ámbito muy utilizado para la búsqueda de trabajo o de candidatos, no es el único medio. Restringirse sólo a él es un error, tanto para los candidatos como para los reclutadores. Hay vida más allá del 2.0.

1 comentario:

  1. Al final, alguien que va en persona y deja el curriculum es algo tan extraño que puede llegar a marcar la diferencia en un proceso de selección. No hay que olvidar la vida real

    ResponderEliminar