sábado, 15 de diciembre de 2012

Si buscas empleo en la red, pon mucha atención a tu presencia en la Web 2.0


                 
Es innegable el imparable ascenso que actualmente tiene Internet en la escala de medios más utilizados por las empresas para dar a conocer sus vacantes (casi un 70%). La Web 2.0 les ofrece una gran diversidad de mecanismos de intermediación laboral, los cuales están soportados por las tecnologías emergentes de las redes sociales en Internet, en la telefonía móvil o en la televisión interactiva.

Facebook, Twitter, LinkedIn......, todos son nombres inexistentes hace unos años pero que, hoy por hoy, son muy pocas las personas que desconocen su existencia. Las redes sociales forman parte de nuestra vida, tanto personal como profesional, creciendo cada día el número de usuarios.

En el caso particular que utilicemos las redes sociales como herramienta en nuestra búsqueda de empleo, debemos poner mucha atención en ciertos aspectos que pueden ser la diferencia entre obtener los resultados esperados o quedarnos en el camino:  
                                  
  • Mantén actualizados los perfiles de cada una de las redes sociales a las cuales perteneces y organízalos de modo que si un reclutador pasa por allí se lleve  una grata impresión.
  • Una imagen vale más que mil palabras y en las redes sociales  también, con el agravante que en un minuto una mala imagen puede dar la vuelta a toda la red y causar mala impresión a la persona menos indicada.
  • Poner más de cuatro hashtag puede resultar contraproducente, ya que tanta # llega a saturar y más  aún si los temas comentados son tonterías irrelevantes.
  • Publicar todas las actualizaciones de un tema puede llegar a aburrir a nuestros "amigos" o "followers". Publicar si tienes frío o calor, si ya has amanecido o vas a dormir, si estás comiendo, son algunas exageraciones que cometen los usuarios.
  • Pensar que eres un gurú y no seguir a nadie es una mala estrategia en redes sociales.
  • Aunque es fácil obsesionarse con el número de tus seguidores en Twitter, LinkedIn, muchas personas han olvidado que su marca personal (perfil) depende de algo más que opiniones breves sobre las últimas noticias. Hay que distinguirse de la mayoría.
  • Antes de aceptar a algún compañero o jefe como amigo en una red social, revisa las opciones de publicación previa y filtros de acceso a la información.
  • La constancia y la coherencia deben de marcar nuestra presencia en las redes sociales. No podemos escribir varios tweets en un día y no volver a hacer acto de presencia en 90 días.
  • No publiques fotos comprometedoras tuyas o de gente de tu entorno, o si lo haces acuérdate de restringir las personas que tienen acceso a las mismas.
  • Antes de añadir un nuevo contacto a tu lista de amigos trata de informarte bien sobre él. No debemos aceptar a nadie porque sí, por aumentar nuestra lista de amigos. No debemos confiar siempre en todo lo que nos encontremos por la red.

 Fuente: rrhhdigital

No hay comentarios:

Publicar un comentario