lunes, 13 de agosto de 2012

El Currículum Social




 Queramos o no, cada vez nuestra presencia y actividad es mayor en las Redes Sociales. Porque aunque seas de aquellos que han tratado de resistirse a la “Gran Ola del Social Media”, seguro que alguna foto tuya hay por ahí subida en alguna red social o alguna mención tuya o sobre tu trabajo se puede encontrar a través de Google.

Además, cada vez son más las herramientas sociales y más difícil escapar de ellas. Es hacia lo que tendemos, hacia una sociedad interconectada y cuya moneda de cambio son la información y el conocimiento. Por eso, porque es un hecho, es importante conocer cómo nos afecta y cómo le podemos sacar el mayor partido posible desde un punto de vista profesional.

Es lo que hemos llamado Currículum Social. Una información muy útil y accesible sobre el candidato, que no aparece en el currículum tradicional pero que ayuda mucho a los profesionales de Recursos Humanos a conocer mejor al candidato. Cada vez son más las empresas que valoran este tipo de información, en múltiples ámbitos y a todos los niveles organizativos. Y es que el Currículum Social ayuda al profesional a eliminar gran parte de la incertidumbre que se presenta en los procesos de selección.

Partes que componen el Currículum Social:

Actividad: somos lo que hacemos. Pero también lo que decimos, compartimos, leemos. Se trata de nuestro día a día en las Redes Sociales.
Por eso mismo, mucho ojo con aquello que luego se pueda volver en nuestra contra. Aunque nunca debemos dejar de ser nosotros mismos, tenemos que conocer bien cuando entramos en las redes sociales que es lo que queremos compartir y quién lo puede ver, sobre todo si luego queremos sacarle partido desde el punto de vista profesional.

Conexiones: dime con quién andas y te diré quién eres. Pues eso mismo, hay redes sociales como Facebook que son para conectar con tus amigos pero hay otras de perfil más profesional como LinkedIn que pueden ayudarnos a explotar nuestra faceta profesional. Aprovecha tus contactos y conecta con toda la gente interesante que has conocido y que darán “peso” a tu Currículum Social.

Reputación: es la suma de lo controlable (Actividad y Conexiones) y lo no controlable. Esto último, lo que no está en nuestras manos, es lo que no debemos perder nunca de vista. Hay que monitorizar la red de forma recurrente, buscando información sobre nosotros y sobre nuestro trabajo. Si la opinión es positiva, genial. Si la opinión es negativa, tratemos de mejorarla y, sobretodo, controlarla para que no empeore.
  
Es importante conocer siempre qué se está “cocinando” en este nuevo entorno social y, tanto si se está buscando trabajo como si no, hay que esforzarse en cuidar nuestro Currículum Social porque de él puede depender la obtención del empleo deseado.  

Fuente: infoempleo

No hay comentarios:

Publicar un comentario